Publicado el

Mujeres en las orquestas españolas

mujeres en las orquestas españolas

Como parte de esta sociedad, nosotr@s, músicos, no podemos estar de espaldas a la actualidad. Y en este caso, no podemos estar de espaldas a un tiempo que promete situarnos a tod@s en nuestro merecido lugar:

“Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”

Rosa Luxemburgo, filósofa, activista, economista (1871-1919)

Por eso, en una semana en la que la actualidad nos habla en clave, por fin, de lucha por una igualdad real, y tras celebrar ayer el Día Internacional de la Mujer, hoy nos preguntamos cuál es la situación de las mujeres en nuestras orquestas sinfónicas. Bueno… más que preguntárnoslo nosotr@s, se lo preguntamos a ellas:

Hoy hablamos con Carolina Alcaraz (Ayuda de solista y principal percusión en la Orquesta de Córdoba desde 1992), Noelia Arco (Ayuda de solista de timbal y percusión en la Orquesta Ciudad de Granada desde 2010), Concepción San Gregorio (Solista de timbal y percusión en la Orquesta de la Comunidad de Madrid desde 1990), Actea Jiménez (Timbal solista de la Orquesta Sinfónica de Bilbao desde 2016), Cristina Llorens (Solista de Timbal en la Orquesta de Córdoba desde 1992), Susana Pacheco (Ayuda de solista en la Orquesta Sinfónica de las Islas Balears desde 1991) y Louise Paterson (percusionista de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla desde 1991).

Entrevistamos a las 7 mujeres percusionistas y timbaleras de nuestras orquestas profesionales, 7 que (salvo omisión por lapsus que no nos perdonaríamos) representan aproximadamente el 9% de una profesión. Y lo hacen con la máxima calidad, profesionalidad y pasión por su trabajo.

Hablamos con ellas sobre su experiencia, sus gustos, sus ideas…, sobre mujeres, sobre músicos, sobre orquestas…, sobre tod@s. Así que nos callamos nosotros y que hablen ELLAS:


Gracias a todas por estar aquí. Y ya que hemos centrado el tema en las mujeres trabajando en las orquestas españolas, decidnos, en estos últimos años, ¿cómo veis la situación de las orquestas españolas?

Conchi: Durante los años 90 hubo un boom espectacular de orquestas en España. Cada comunidad autónoma deseaba tener su propia orquesta. Aquello fue fantástico para la difusión de la música clásica y que llegará a todos los puntos de la geografía. Desgraciadamente aquel fuelle se ha perdido y actualmente, creo que no están suficientemente financiadas, lo cuál repercute en las programaciones, plantillas, directores, etc.

Cristina: Efectivamente, en los años 90 se crearon la mayoría de las orquestas en España. Pero la situación no ha mejorado mucho desde entonces, hace falta una inversión económica en cultura para mantener todas las orquestas. Y en ese sentido España sigue siendo la gran perdedora respecto a las orquestas europeas.

Actea: Yo creo que las orquestas españolas en general están en una situación difícil desde la crisis, que hace que tengan su atención centrada en sobrevivir, más que en hacer música de calidad y con buen criterio.

Louise: Yo llegué a España justo en ese momento, en el 1991. Tuvimos unos años muy “dulces”. Sin embargo, en los últimos 10 años sufrimos muchos recortes por la crisis y desde entonces efectivamente nos vemos luchando para sobrevivir.

Susana: Sí, tenemos aún muy reciente la crisis que golpeó tan fuertemente a las orquestas hace seis años, pero ésta fue causada no solamente por la crisis económica sino también por la mala gestión cultural por parte de nuestros representantes políticos. Todavía tengo en mente titulares del tipo “La orquesta sinfónica de Baleares en peligro de desaparición”. Lo pasamos realmente mal. Creo que se deberían profesionalizar los cargos responsables de la gestión de las orquestas, y por supuesto que no nos afecten los cambios políticos cada vez que hay elecciones.

Carolina: Pero creo que no podemos generalizar, pues hay grandes diferencias entre ellas. La crisis no nos trató a todas por igual, con lo que se abrieron muchas brechas comparativas. Hubo ciudades en las que se apostó por ellas, estimulándolas con directores y solistas de calidad, creando auditorios…; mientras que a otras se les trató muy mal. Eso ha hecho que orquestas que tenían condiciones parecidas en los 90, en la actualidad haya diferencias abismales entre ellas. Dependemos demasiado del político que nos toque vivir, y eso es peligroso.

Noelia: Sí. Esta pregunta viene en un momento en que los trabajadores de la OCG estamos movilizados por estar atravesando una situación económica grave. En 2013 ya hubo una acción simultánea de las orquestas españolas para denunciar la situación de recortes y parece que nunca acabamos de salir de ahí. Aunque algunas muy jóvenes, tenemos unas orquestas de altísimo nivel y que cumplen una función vital en la sociedad como es la difusión de la cultura y el conocimiento a través de la música. Por tanto las instituciones deberían garantizar de una vez por todas el normal funcionamiento de nuestras orquestas. Una sociedad sin cultura está muerta.

¿Cuál es vuestro repertorio favorito, con el que más disfrutáis tocando en la orquesta?

Cristina: No sabría decir… es un privilegio poder tocar todo el gran repertorio sinfónico del siglo XIX y XX desde los timbales. Pero si puedo afirmar que tengo predilección por la música sinfónica española, y cómo no, nuestra olvidada zarzuela, es mi niña mimada.

Actea: Las grandes sinfonías de Mahler sin duda. Desde que toqué por primera vez una sinfonía suya, siempre me ha atraído especialmente este compositor y disfruto como una niña con los papeles que escribió para timbales.

Conchi: Romanticismo, sin duda, en cualquiera de sus etapas.

Louise: Imposible elegir: Tchaikovsky, Berlioz, Strauss, Mahler, Rachmaninov, Shostakovich, Ravel, Debussy, De Falla, Repertorio popular español (Zarzuela, Pasadobles, Copla etc. etc.), Bernstein y un largo etcétera.

Carolina: Creo que disfruto con todos los retos, entiendo muy bien mi función en cada momento y no puedo decantarme por algo. Lo que sí necesito es un buen director que haga que el repertorio que afrontamos sea de calidad.

Susana: En mis inicios como músico de orquesta sí que tenía mis preferencias a la hora de tocar, sobre todo los compositores del siglo XX: Stravinsky, Gershwin, Shostakovich, Britten, Bernstein, etc. Una “Consagración”, un “Pájaro de fuego”, unas “danzas sinfónicas”, un “Americano en París”… Te habías pasado mucho tiempo estudiando el repertorio y te morías por tocarlo. Afortunadamente mi orquesta toca todos los palos y hoy por hoy disfruto con todo. Más que repertorio en concreto puedo hablar de momentos en concreto. No necesito tener un papelón (como decimos a veces) que tocar: esa caída de triángulo después de un glissando de arpa, o esperar media hora para dar una platillada culminando una frase, una pincelada con la lira,… esos momentos también me hacen disfrutar.

Y hablando de Maestros… ¿que cualidades apreciáis de un/a director/a de orquesta?

Carolina: Necesito Maestros que me enseñen, que me estimulen, que cada nota que interpretan tenga un por qué, un trabajo previo, una preparación. Que sean serios y coherentes con lo que ofrecen.

Actea: Para mi un buen director tiene que saber, ante todo, comunicarse con la orquesta a todos los niveles, y transmitir las ideas musicales que tiene, tanto con la palabra como con las manos.

Susana: Yo aprecio simplemente lo que me exijo yo cada día cuando voy a ensayar:  profesionalidad, educación y respeto.

Cristina: En cuatro palabras: humildad, pasión, dedicación y constancia.

Louise: A mí me gusta que en el primer ensayo haga una “lectura general” sin entrar en mucho detalle y confiando en los músicos para mirar lo que tienen que mirar. Valoro también que no hablen demasiado o expliquen más de la cuenta sus subdivisiones o indicaciones. Prefiero verlo expresado en la batuta sin tantas explicaciones.

Conchi: Para mí lo primero y necesario es que tenga buen pulso. Después: musicalidad, que sepa trabajar con la orquesta y que NO MOLESTE al conjunto.

En enseñanza: se da la circunstancia de que en muy pocos conservatorios españoles l@s profesionales de orquesta como vosotras son las personas que dan clase de repertorio orquestal. ¿Qué opináis de esta situación?

Cristina: Cuando era estudiante, mi profesor del Conservatorio Superior a la vez era profesor de la Banda Municipal y pude ver y tocar repertorio sinfónico en las clases, con la Orquesta del conservatorio y cómo no en la Banda Sinfónica de mi localidad. Fue un gran error la llegada de las incompatibilidades a mediados de los años 80. Esto no ocurre en Europa, donde los profesores de orquesta pueden dar clases en los conservatorios con una regulación de su convenio y puesto de trabajo.

Conchi: Para empezar yo estoy en contra de las incompatibilidades de los músicos. Nadie puede imaginar un cirujano profesor que no entre en un quirófano nunca. En el mundo de la música no se puede tampoco comprender un profesor de instrumento que no sea intérprete.

Louise: Claro, aunque entiendo la situación del conservatorio y cómo funciona la normativa, creo que sería de gran beneficio para los alumnos poder contar con clases de repertorio dadas por un profesional que esté tocando en una orquesta profesional todos los días. En mi país (Reino Unido) TODOS los profesores de las “Royal College” son profesionales de orquesta.

Actea: Sí, creo que tenemos un problema legal que debemos luchar por solucionar. Pero hay que diferenciar entre los conservatorios de Enseñanzas Profesionales, donde en mi opinión no debería haber profesionales de orquesta en activo, puesto que hay muchísimos otros buenos músicos con formación pedagógica y sin trabajo, y los conservatorios superiores. Ahí sí que creo que es importante que el repertorio orquestal sea enseñado por los expertos en la materia, que son quienes hemos tocado durante un tiempo en orquesta, y por tanto quienes podemos transmitir la experiencia. Más allá de tocar un pasaje orquestal en concreto podemos hacer ver al alumno las diferencias de tocarlo sólo y tocarlo con la orquesta, las diferencias entre cómo lo quiere un director u otro, una orquesta u otra, e incluso las diferencias de tocarlo en una u otra sala.

Susana: Es verdad y es una pena porque evidentemente ¿quién puede enseñar mejor repertorio orquestal que un músico que trabaja en una orquesta?. De todas formas, en mi orquesta colaboran en programas profesionales que dan clases en conservatorios y escuelas de música. Incluso tenemos un ciclo de conciertos en los que los invitados para cubrir la plantilla de la percusión en programas determinados son alumnos. ¡Es la mejor manera de aprender repertorio!

Carolina: Creo que la enseñanza está un poco desprestigiada en este país. En los conservatorios superiores deberían enseñar los mejores músicos e intérpretes que estén en activo, que transmitan lo que es enfrentarse a un escenario y a un repertorio día a día. También creo que la enseñanza elemental y media sí debe ofrecer salida laboral a gente que termina sus carreras, pero la Superior debería estar impartida por los mejores profesionales en activo. Si se enseña sólo de marimba, un marimbista reconocido, si se enseña percusión solista, lo mismo, y si se enseña repertorio orquestal, un profesional de esto…

¿Qué opináis de la distinción entre la figura de timbalero/a y la de percusionista (como puestos de trabajo diferentes) que se hace en algunas orquestas españolas y no en otras?

Susana: En mi orquesta la plantilla de percusión es de Timbalero (solista) y dos ayudas de solista. Yo soy ayuda de solista y para mí es el puesto ideal. Poder tocar todos los instrumentos y no limitarte a solo timbal o solo percusión.

Conchi: Yo estoy a favor de la diferenciación entre timbalero y percusionista. El conocimiento del resto de instrumentos de percusión es muy importante, pero la especialidad del timbalero requiere un estudio aparte. El timbalero se hace in situ entre otras cosas.

Actea: Creo que es totalmente necesaria. En otros muchos países de Europa, con más tradición musical que nosotros, esto no es una opción. Timbales y percusión son cosas muy diferentes, que se tocan con técnicas distintas, que incluso implican musculaturas diferentes, y que tienen funciones también diferentes dentro de la orquesta. Estar al más alto nivel en los dos ámbitos, (timbal y percusión), está al alcance de muy pocos. Además, a la hora de hacer audiciones puedes perder a grandes músicos, porque un muy buen timbalero puede “flaquear” tocando la caja, o un percusionista intachable puede que no consiga un buen sonido en los timbales.

Louise: Evidentemente un factor muy importante es la carga de trabajo que tiene la orquesta en cuestión, pero en la ROSS tenemos más de 100 conciertos anuales así que me parece bien que el timbalero/a esté dedicado a los papeles de timbal y los percus a los de percusión.

Carolina: Creo que es lo que debe hacerse. El problema que tenemos en España en este tema viene de los 90 cuando se crearon la mayoría de las orquestas. No teníamos tradición y se improvisó la formación de las plantillas. Si se hubiese mirado y aprendido de los países que nos llevaban años de experiencia (Italia, Alemania, Francia, Austria) no habría ninguna discusión en este tema. En estos países está perfectamente definida la labor del timbalero y la del percusionista.

Cristina: Exacto. La figura del timbalero en la orquesta es única, principal y primordial para ejecutar el repertorio sinfónico u operístico de cada orquesta. Es ser un segundo director en todos los aspectos, esto no ocurre con los otros instrumentos de percusión. Nuestra compañera Actea Jimenez así lo hace reflejar en el articulo de hace un par de semanas.

A lo largo de vuestra carrera, ¿qué referentes mujeres habéis tenido?

Actea: Para mí, mi gran referente fue siempre mi profesora de Grado Medio, Blanca Gascón, que ya en esos años donde había aún menos mujeres percusionistas, había ido a estudiar a Alemania cuando todavía nadie iba, y además había estado tocando durante varios años en orquestas. Y todo esto nos lo enseñaba y transmitía con un entusiasmo que se contagiaba, y aún lo hace.

Louise: Mi profesora en la “Royal Scottish Academy of Music and Drama” fue Pamella Dow, solista de percusión de la “Scottish National Orchestra” durante casi 30 años.

Susana: ¡KEIKO ABE! Tuvimos la suerte de tenerla con nosotros en la Convención Internacional de Percusión que se celebró en la isla en el 2001. Madre mía, ¡que recuerdos!

Carolina: Yo nunca he tenido como referente a alguien por ser mujer. Siempre a buenos músicos y algún que otro percusionista.

Conchi: Mis referentes no han sido mujeres, han sido músicos.

Noelia: Yo he tenido la suerte de que en Andalucía, cuando ya estudiaba percusión seriamente, ya había 3 mujeres percusionistas en las orquestas: Louise, Carolina y Cristina. Eso realmente ha sido muy importante porque en una profesión donde la mayoría de los puestos están ocupados por hombres son un referente. Luego un poco paradójicamente también en un mundo con tantos hombres, grandes solistas internacionales, tal vez las más conocidas en algún momento, son mujeres, como Keiko Abe y Evelyn Glennie. Y por supuesto Robyn Schulkowsky que siempre me ha encantado y me parece muy inspiradora. Y ahora las jóvenes, como Actea, que es un gusto y una alegría escucharlas y ver lo que viene, es un orgullo realmente.

¿Diríais que hay machismo en las orquestas españolas?

Louise: Yo no he encontrado ningún caso de machismo.

Conchi: No lo creo. Yo personalmente, nunca he vivido situaciones machistas.

Susana: Ni lo he vivido en mi piel ni he oído ningún comentario al respecto.

Cristina: Yo nunca lo he sentido en ninguna orquesta que he estado, al contrario, siempre han demostrado un gran respeto por el coraje que he demostrado en mi profesión.

Carolina: No, no lo creo.

Noelia: Más que formularlo así de una manera esencial, que no lo sería, es que vivimos en una sociedad patriarcal y machista y eso se refleja en todo. Tenemos orquestas con mayoría de hombres en total y en los puestos más altos, en la mayoría de los casos dirigidas por hombres e interpretando música compuesta por hombres. Y esto es algo sistémico y que viene de largo y que se puede observar en cualquier ámbito.

En vuestros años como profesionales, ¿habéis sentido alguna vez un trato diferente por el hecho de ser mujeres?

Susana: Jamás

Cristina: No, jamás he sentido un trato diferente

Louise: No, en general no, pero con algún director de la “vieja escuela” alguna vez me he mantenido extra alerta en cuestiones de entradas correctas, no tocar tarde, etc.

Conchi: Cierto es que puntualmente, con algún director ya anciano y de la vieja escuela, he visto como me ponía en evidencia por el hecho de ser mujer. Pero en general, no he tenido trato diferente.

Carolina: En mi caso, con algún director de la vieja escuela, pero siempre al contrario, por buen trato. A veces pensé que si no hubiere sido mujer, quizás me hubiera corregido con más dureza… pero nunca ha sido constante… algún detalle…

Actea: Yo sí. Afortunadamente nunca en mi actual orquesta. Pero sí he sufrido discriminación por parte de compañeros en otras orquestas, incapaces de aceptar que una mujer ocupara un puesto de mayor responsabilidad que ellos. Y en ocasiones también por parte de algún director, que nada más ver a una mujer en los timbales ya juzgan y dan por hecho que no va a ser capaz de liderar ni de hacerlos sonar en condiciones, antes siquiera de escucharla.

¿Y en vuestros años como estudiante?

Actea: No, como estudiante nunca me sentí intimidada por ser mujer, más allá de algún comentario puntual desafortunado, pero sí que pasé muchos años rodeada de compañeros siendo casi la única chica, y eso inevitablemente hace que en ciertos momentos sientas un exceso de testosterona a tu alrededor.

Cristina: En mi época de estudiante siempre demostré respeto a mis compañeros y ellos a mí y siempre me trataron y siguen tratando como una percusionista más en el colectivo.

Louise: No, nunca.

Susana: Jamás.

Conchi: Jamás.

Carolina: Pues yo ahí sí debo decir que muchas chicas que estudiábamos percusión en mi época tuvimos que escuchar más de una vez “¿Por qué no coges un instrumento de chica?” o “las chicas no pueden tocar la percusión”. Yo me incliné bastante hacia la marimba y me decían que “menos mal, que dentro de tocar la percusión, había elegido lo más femenino”. Quería tocar más obras de multi, siempre me apasionó, y la verdad es que mis profesores me lo ponían difícil…

¿A qué creéis que se debe el hecho de que en el total las orquestas profesionales españolas sólo tengamos 7 mujeres timbaleras o percusionistas?

Susana: Que yo sepa, cuando se convocan audiciones no hay distinción de sexo.

Conchi: No, creo que simplemente el porcentaje de mujeres interesadas en la percusión es menor.

Carolina: Cuando se crearon la mayoría de las orquestas la gente que terminó la carrera tuvimos la gran oportunidad de entrar en una de ellas, en aquella época había menos chicas en los conservatorios estudiando percusión, las que terminamos, tuvimos nuestra oportunidad. Más tarde ha habido muchas chicas que han terminado y que están preparadas, pero el problema es que no hay plazas.

Cristina: Si que he visto muchas chicas que empezaban a estudiar y a tocar la percusión en la banda de su localidad y pocas alcanzaban el reconocimiento. Aún así son muy muy pocas las mujeres en las orquestas profesionales o en las bandas profesionales. Sin embargo yo tengo la suerte de tener una percusionista a mi lado. Es la única orquesta en España que tiene dos mujeres en la sección, así que… ¡¡Bravo por la orquesta de Córdoba!!.

Noelia: Hace unos años leí que la primera percusionista de la historia documentada fue una mujer mesopotámica y poderosa: Lipushiau, que vivió hace más de 4000 años. En esa época las percusionistas eran mujeres. Algo ha pasado desde entonces para que hoy solo podáis entrevistar a 7 de entre todas las orquestas españolas.

Actea: Creo que es un problema que viene de la base que tiene que ver con la anterior pregunta. Antiguamente no había muchas alumnas de percusión porque “era un instrumento de hombres”, y o bien los padres decidían que ese instrumento no era bueno para su niña, o bien la niña en cuestión se echaba para atrás al ver que todo eran chicos. Hoy en día eso ya no pasa tanto, porque afortunadamente cada vez somos más y tenemos más visibilidad, por lo que nos convertimos en ejemplo para las generaciones futuras. Sin embargo hay un salto en algún momento, porque conforme avanzan los años de conservatorio el número de alumnas se reduce, y ya en los conservatorios superiores el porcentaje de mujeres sigue siendo muy bajo, al igual que ocurre en las audiciones de orquesta, donde el número de mujeres es irrisorio en comparación con el de hombres. Quiero pensar que como la base está cambiando y cada vez hay más alumnas, poco a poco el porcentaje de mujeres en las audiciones irá aumentando y por tanto, las posibilidades de ganar una de las pocas plazas.

Louise: Creo que este porcentaje es un reflejo del resto de la profesión. Creo que poco a poco irá a más pero nunca llegará la igualdad plena.

Hablemos entonces del resto de la profesión, ¿tenéis la sensación de que en general, en el mundo de la percusión, hay pocas mujeres?

Louise: Sí, hay pocas mujeres y la razón en multifactorial: Si miramos la historia de la música en general, al principio del siglo pasado cuando se formaron muchas de las orquestas europeas más prestigiosas vivíamos en un mundo dominado por hombres en casi todas las profesiones que requerían unos años de estudio y cualificación universitaria o superior. Vivíamos en tiempos cuando era común que la mujer se dedicaba a la casa y el hombre a traer el dinero a casa (para decirlo de una forma). En Berlin, Vienna, Londres y muchas orquestas más no ha habido mujeres hasta unas décadas atrás. Mezclamos eso con la atracción que pueda o no pueda tener la percusión para una figura femenina, antes se pensaba que era una cuestión de fuerza tocar percusión, cosa que igual echaba muchas mujeres para atrás, o que se veía “masculino” tocar nuestros instrumentos. Evidentemente eso ha cambiado mucho. Sin duda ha sido un mundo dominado por presencia masculina pero cada vez se está igualando más, sin embargo dudo que llegue jamás a ser igual del todo. Me gustaría destacar que en mi opinión y me imagino que la de tod@ percusionist@, NO ES UNA CUESTION DE FUERZA, SINO DE HABILIDAD O TALENTO.

Noelia: Evidentemente la música no tiene sexo, y en otras culturas las mujeres han sido las músicas. Si en la nuestra las mujeres hubieran tenido el mismo acceso al arte ahora tendríamos el doble de obras maestras. En la actualidad esto ha cambiado. Ahora hay que conseguir la igualdad real que es también una cuestión de justicia.

Susana: Pero en la percusión en general no tengo esa sensación. Tanto en mi época de estudiante como en los años que me he dedicado a la enseñanza en el conservatorio, ha habido bastantes mujeres, y mujeres que están en activo actualmente: orquestas, bandas, conservatorios, escuelas de música, grupos, etc.

Carolina: Ya, pero aunque seamos más, en realidad todavía somos minoría, no es una sensación, son los datos; pero está cambiando sin que suponga un trauma para nadie. Yo trabajo con orquestas jóvenes, y aunque es verdad que hay más chicos que chicas, las que están dentro no tiene ningún trato especial. Creo que la sociedad está avanzando mucho en este tema y esto se refleja en que cada vez somos más. Creo que actualmente, nadie que esté en su sano juicio se puede plantear que una mujer no puede tocar la percusión.

Ya que antes hemos hablado de directores, ocurre lo mismo con la dirección de orquesta y las mujeres, posiblemente más del 95% de los maestros que nos han dirigido en nuestra carrera son hombres, ¿cuál podría ser la causa?, ¿no llegan?, ¿no se dedican a la dirección?, ¿hay un techo?…

Susana: En 27 años que llevo en esta orquesta he tenido la ocasión de ser dirigida por mujeres en tres ocasiones. Helena Herrera (desgraciadamente murió hace muy poquito tiempo), Inma Shara y Alondra de la Parra. Esta semana tenemos dirigiendo la ópera “Las bodas de Fígaro” a Yi-Chen-Li. Es verdad que son muy poquitas comparado con la cantidad de directores que hemos tenido. Creo que está mas que superado pensar que el liderazgo o poder en un cargo sea exclusivo de un hombre. Hoy en día si realmente quieres hacer algo no debería haber nada que te lo impida.

Cristina: Sí, sólo el 10% de directores del mundo son mujeres. En el concierto de Año Nuevo del 1 de enero, han dirigido los más célebres maestros del mundo de la dirección, y aún no he visto una mujer subir al podio frente a la Filarmónica de Viena en pleno siglo XXI. También quiero puntualizar que la primera mujer titular de una Orquesta española estuvo en la Orquesta de Córdoba (2000-2005).

Carolina: Es que la carrera de dirección es todavía más larga que la de instrumento, por lo que la gente que empieza a salir es de la generación anterior. Poco a poco van saliendo mujeres aunque en cuentagotas. Pero todavía faltan unos años para que las chicas que están viviendo el momento actual se consagren como buenas directoras.

Louise: Sí, pero además, hablando de directores y quizás solistas, yo añadiría otro factor: ¿Cómo combinar un trabajo así con una vida familiar? Para las mujeres, la elección de ser madre obliga a tomar un tiempo de descanso del trabajo sí o sí y luego la conciliación y equilibrio de trabajo/carrera y ser madre es compleja. Estando muchos meses fuera de casa hace casi imposible ser madre y estar con tus hijos. Aunque también puede influir el hecho de que la mayoría de los músicos de la orquesta son hombres y algunos le puede costar aún ser “dirigido” por una mujer.

Hablemos entonces de conciliación familiar… ¿algunas vez habéis sentido que tuvierais que renunciar a alguna meta profesional por desarrollar vuestra vida familiar, o al contrario (a algo en vuestra vida personal por desarrollar vuestra carrera)?

Louise: No, y en mi caso creo que he tenido la suerte de poder desarrollar ambas cosas gracias a una plaza fija con condiciones que me han permitido 3 bajas maternas, tiempo para lactancia, etc.

Cristina: Jamás he sacrificado mi vida profesional por la personal y viceversa. Hoy en día sigo con la misma filosofía y consigo mis metas personales y profesionales.

Actea: A día de hoy, afortunadamente no.

Conchi: Nunca

Susana: No, afortunadamente no he tenido ningún problema al respecto.  Siempre he podido compatibilizar mi trabajo con mi vida familiar (no sin esfuerzo, claro).

Noelia: En una profesión tan exigente como esta, claro. Y pienso que las compañeras que tenéis hijos encontráis situaciones también muy difíciles y a veces injustas.

Carolina: Yo he hecho siempre lo que he querido, con la pequeña pausa que significa los últimos meses de embarazo y los primerísimos de lactancia, eso es inevitable… Aquí debo decir que tengo una pareja espectacular que ha asumido la misma responsabilidad y dedicación que yo. Así que jamás he tenido problema con este tema, más bien un gran apoyo.

¿Algún comentario para vuestras colegas mujeres de las otras orquestas?

Cristina: Si, que podríamos vernos todas en Madrid y tomarnos unas cervecitas.

Susana: Pues sí “chicas”, que ya que somos tan poquitas a ver si quedamos y nos vemos (jaja).

Actea: Somos pocas pero tenemos que dejarnos ver, para que se sepa que existimos, que estamos ahí, y así sirvamos como ejemplo y motivación para las generaciones futuras.

Louise: ¡SI! Que sigan así: siendo profesionales tan estupendas y dando un excelente ejemplo para las generaciones del futuro. Un abrazo fuerte para todas.

Noelia: Mi admiración y que recuerden que son “voz y eco” como dice la poeta Olalla Castro. O en este caso “sonido y resonancia”. Una fuente de inspiración.

Carolina: Tenemos la gran responsabilidad de hacer las cosas bien, con dedicación y seriedad para no sembrar ninguna duda sobre lo maravilloso que es nuestro instrumento. Pero esto también va para mis colegas hombres de las otras orquestas…;)))

Un consejo para las nuevas generaciones de percusionistas…

Conchi: Si nos referimos a percusionistas mujeres: nunca me he sentido diferente ni he querido que los demás me vieran distinta por ser mujer. Nunca os sintáis distintas como músicos por ser mujeres, sólo se trata de un mundo apasionante que no hay que desechar por HÁBITOS. Y en general: perseverancia, constancia y estudio.

Cristina: No soy mucho de dar consejo pero sí, por los tiempos que corren hoy en día, todo éxito llega solo con esfuerzo y superación.

Actea: Estudiar mucho, tocar mucho, y sobre todo disfrutar al máximo con lo que hacéis, que es la clave de todo. Para las mujeres añadiría que nunca os dejéis amedrentar ni avasallar por el hecho de ser mujer. Sois igual de válidas e igual de buenas o malas que vuestros compañeros. Ni más… Ni menos.

Louise: Siempre buscar la excelencia, ser fiel a ti mism@ y no tener miedo de experimentar cosas nuevas.

Susana: Consejo a todos (chicos o chicas), ¡¡¡ a estudiar!!!! La única manera de callar bocas y ganarte el respeto (al margen del género) es teniendo una buena formación. Hay que luchar por lo que se desea.

Carolina: Sí. Es una época dura para quien quiera dedicarse a esto de tocar en orquesta. Hay que prepararse mucho y mantener un nivel muy alto para conseguir una plaza… pero siempre hay que pensar que trabajar en orquesta no es la única salida de un músico. Es el momento de emprender proyectos nuevos y proponer nuevos formatos…


Es una época dura para quien quiera dedicarse a esto. Pero junt@s somos más y mejores. Nos sigues…?

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.