Publicado el

Relaciones sociales, Mindfulness y salud

Relaciones sociales, Mindfulness y salud

Cuando se acerca alguna cita señalada como una prueba, oposición o examen, es habitual que nuestra mente tienda a pensar en cuestiones como, ¿quien se presentará?, ¿cuantos?… en definitiva aspectos que no están a nuestro alcance, cosas que no podemos cambiar. Normalmente, la situación no queda así, sino que cuando hablamos con compañeros/as, se van creando rumores que todavía dan más importancia a esas cuestiones, a veces, hasta llegar a producirnos ansiedad e inseguridad.

El Mindfulness integra ciertos conocimientos que nos pueden ayudar a afrontar con otra perspectiva estas situaciones y encauzar la energía y la atención a cuestiones que realmente son importantes y que están a nuestro alcance: entre éstas habilidades se encuentra la capacidad de volver al aquí y ahora, a traer nuestra atención al presente con amabilidad y sin juicio. La aceptación, aceptando que las distracciones que podamos tener son normales, ya que es la manera de funcionar de nuestra mente.

Normalmente, este tipo de situaciones también pueden crearnos ciertas dudas sobre nuestras capacidades y posibilidades. ¿Y si fallo aquí? ¿Y si aquel toca mejor…? ¿Ese no es el que…?. En este aspecto, la amabilidad puede ser una herramienta que puede aliviarnos el sufrimiento creado por estos conflictos internos, adoptando otra actitud, ya que no está en nuestras manos poder cambiar dichas situaciones, pero sí nuestra relación con ellas.

La amabilidad, relaciones sociales y salud

La amabilidad, relaciones sociales y salud

En contextos en los que prevalece la rivalidad por el formato de las oposiciones y pruebas en las que la base es la comparación para escoger al “mejor”, es natural que afloren sentimientos y emociones relacionados con la envidia, odio, ira, rabia…. En este aspecto, cultivar la amabilidad y sentir empatía hacia el sufrimiento de los demás aspirantes, personas que están sufriendo y pasando por la misma situación que nosotros/as, y que de igual manera desean tener una vida desdicha y libre de sufrimiento, puede ser un buen camino para convertir esa energía negativa en positiva y aumentar nuestro bienestar y salud.

Puede que estos sentimientos negativos también sigan presentes en ámbitos laborales, sobre todo en agrupaciones (orquestas, bandas, grupos de cámara…), donde la convivencia es intensa.

Hoy día sabemos que las relaciones sociales conflictivas y el aislamiento social, tanto en animales como en seres humanos, constituye un factor de riesgo de mortalidad debida a causas bien diversas (artículo relacionado).

(…) las relaciones sociales, o la falta de ellas, constituyen un factor de riesgo bien establecidos como: fumar, la presión sanguínea, los lípidos en sangre, la obesidad y la actividad física.” (House y cols., 1988) (artículo)

Al contrario, las emociones positivas promueven la percepción de conexiones sociales positivas, una percepción que mejora la salud física (artículo).

Puede que a veces nos cueste alegrarnos por los logros de los demás. Intentar tratar con amabilidad a los compañeros/as (aspirantes o compañeros/as de trabajo) y dar la enhorabuena con sinceridad cuando lo merecen, puede convertirse en un gesto muy importante que puede repercutir positivamente en nuestra salud.

Mindfulness: La amabilidad, relaciones sociales y salud 2

Hemos hablado sobre nuestra relación con los demás, pero… ¿cómo me trato a mi mismo/a?:

¿Soy amable conmigo mismo/a? ¿Respeto y escucho a mis emociones y sentimientos? ¿Como reacciono cuando fracaso o cometo errores? ¿Me critico con dureza, o procuro animarme y tratarme bien? ¿Cuido bien de mi mismo/a en la forma de comer, de descansar, de hacer ejercicio físico, de divertirme?

Sumergirnos en el mundo competitivo altamente exigente que podemos encontrar en el ámbito de la música, puede llevarnos a ser excesivamente críticos y exigentes con nosotros/as mismos/as.

Trabajar la amabilidad nos puede encaminar hacia el bienestar e influir en nuestra salud física y mental, con el cuidado de nuestras relaciones (fomentando las relaciones satisfactorias y sanando las nocivas), cuerpo (ingesta, sustancias, ejercicio, salud, sueño, descanso) y mente.

Y como bien sabemos los músicos/as, es muy difícil transmitir algo que no sentimos, por lo tanto, sería un paso importante intentar tratarnos con amabilidad a nosotros/as mismos/as, para que nuestra relaciones también sean sanas y positivas.

Carta que escribió Albert Einstein a Norman Salit, el 4 de marzo de 1950:

“Un ser humano es una parte del todo que llamamos universo, una parte limitada en el tiempo y el espacio. Se experimenta a sí mismo, sus pensamientos y sentimientos, como algo separado del resto, una especie de falsa ilusión óptica de su conciencia. Esa falsa ilusión es una especie de prisión para nosotros, nos limita a nuestros deseos personales y al afecto por unas cuantas personas, las más próximas a nosotros. Nuestra tarea debe consistir en liberarnos de esa prisión ampliando nuestro círculo de compasión para abarcar a todas las criaturas vivientes y a toda la naturaleza en su belleza. Nadie es capaz de conseguir eso por completo, pero el esfuerzo para conseguirlo es en sí mismo una parte de la liberación y una base para la seguridad interior.”

La práctica

Mindfulness: La práctica

Quizá te ha parecido interesante algún comentario que has leído en estos artículos sobre Mindfulness, o te has sentido identificado con alguna situación descrita, y te has hecho la siguiente pregunta:

¿Muy bien, pero cómo podría practicar Mindfulness?

Tal y como está constituida la sociedad actualmente, se puede decir que podemos conseguir las cosas relativamente fácil y rápido: si nos duele la cabeza podemos tomar un analgésico y en unos minutos podemos estar mejor, gracias a internet podemos acceder a la información que queremos buscar en cuestión de segundos, podemos hacer una compra desde el sofá de nuestra casa y en pocas horas el mensajero nos toca el timbre con el paquete…

Sin embargo, como bien sabemos los músicos, existen otras cuestiones que requieren paciencia, reflexión, constancia, perseverancia… y sobre todo, TIEMPO, dedicar mucho tiempo y esfuerzo. Diría que el Mindfulness es una cuestión que requiere de éstas cualidades.

Por lo tanto, si has decidido que quieres indagar más sobre Mindfulness y pasar a la acción, te animaría a que empezaras informándote más sobre ello (intentando buscar autores que basan sus discursos en evidencias y que son referencia en el ámbito). Al mismo tiempo, empezar a practicar yoga podría ser un buen comienzo para familiarizarte con la meditación. Encontrar un centro que imparte yoga puede ser relativamente fácil, ya que es una técnica muy extendida. Y si puedes acceder a un programa (un programa estándar tiene la duración aproximada de 8 semanas) de Mindfulness más que mejor.

Si has llegado a éste punto de dar el paso para pasar a la acción, me gustaría felicitarte. Enhorabuena por tomar ésta decisión para dedicar parte de tu tiempo al auto-cuidado y encaminar tu vida hacia el bienestar.

Por una vida plena de atención.

Un comentario en “Relaciones sociales, Mindfulness y salud

  1. Kaixo, Elur:
    Zure artikulua oso ona eta oso inspiradorea da. Bizitzaz ikastera animatzen zaitu, eta betiko moduan oso ondo azaltzen zara. Lana luzea izateak gehiago pentsatzera eramaten zaitu.

    Eskerrik asko,
    O. Basabe

    Agurrak

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *