Publicado el

Formar y Educar a 10 años vista II

Enseñanzas Elementales y Profesionales

Para educar a un niño,
hace falta la tribu entera .

(proverbio africano)

Hablábamos hace unas semanas de la relación profesor-alumno a lo largo de las EE.EE. y las EE.PP. en la primera parte de Enseñanzas Elementales y Profesionales: Formar y Educar a 10 años vista.

No podemos dejar a un lado la importancia de las familias y los compañeros del aula de percusión a lo largo de esos 10 años.

Relación profesor-familia.

La función tutorial con los padres a lo largo de las EE.EE. y EE.PP. es crucial. El contacto que tenemos los profesores tutores de instrumento con los padres de nuestros alumnos es mucho mayor que el que tienen con cualquier tutor a lo largo de la Educación Primaria y ni qué decir de la Educación Secundaria donde, según avanzan los cursos, cada vez existe un menor contacto con las familias.

La relación profesor/padres se fundamenta en un alto grado de confianza. Por un lado permite en los primeros cursos que los padres estén más pendientes y puedan ayudar a sus hijos en su estudio incluso asistiendo con ellos a las clases de instrumento. Por otro lado el profesor se convierte también en un guía que ayuda a iniciar a las familias en el mundo musical: sugiriendo música/vídeos a escuchar y visualizar, recomendando conciertos o asistiendo conjuntamente con ellos a actividades del aula de percusión dentro y fuera del conservatorio. Es habitual que padres, abuelos, primos y amigos de los niños acudan a las audiciones y conciertos, siendo todos partícipes de la evolución de los jóvenes percusionistas y descubriendo de paso el placer de escuchar música en vivo. Ese alto grado de confianza es en ocasiones determinante para que los padres consideren como opción real para sus hijos el estudiar en un Conservatorio Superior. Incluso a lo largo de los estudios superiores, los padres siguen encontrando apoyo en los profesores que sus hijos han tenido en las EE.PP. dado que en el conservatorio superior dejan de existir las tutorías para padres al ser sus hijos ya mayores de edad. Con frecuencia sus hijos cursan sus estudios superiores en otra ciudad por lo que el contacto con sus nuevos profesores se limita en ocasiones a la asistencia al recital final de estudios.

Enseñanzas Elementales y Profesionales. Relación profesor-familia

Interrelación entre alumnos. Retroalimentación positiva.

Los alumnos que estudian en un conservatorio son especiales. El conservatorio permite que niños procedentes de distintos ambientes y centros educativos estudien juntos y, muchas veces, es en el conservatorio donde los alumnos se encuentran más a gusto. Este hecho no determina que la mayoría de esos alumnos vaya a continuar estudios superiores. Simplemente permite que encuentren en la actividad musical a otros chicos y chicas con las mismas inquietudes, motivaciones, sintiéndose entre iguales.

Debemos señalar que en el conservatorio encuentran una atención mucho más individualizada que la que reciben en el colegio o en el instituto, lo que permite llevar a cabo una acción tutorial real sobre cada alumno a lo largo de todas las enseñanzas EE.EE. y EE.PP.

Otro aspecto importante en la enseñanza a 10 años vista es la interrelación que se produce entre el alumnado de la misma especialidad. Viniendo de un sistema educativo que nos clasifica en cursos por edad cronológica en Educación Primaria y Educación Secundaria y Bachillerato, el hecho de que en una misma clase coexistan alumnos de distintas edades y niveles resulta muy enriquecedor y se asemeja mucho más a lo que va a ser la realidad en la edad adulta, donde la edad de la gente con la que nos vamos a relacionar va a ser una de las variables más heterogéneas que vamos a encontrarnos.

Esto no solo ocurre en las clases de EE.EE. donde alumnos de varias edades pueden estar en el mismo curso o en las clases de Conjunto, Música de Cámara u Orquesta. Hay muchos momentos a lo largo del curso que son transversales: las audiciones y conciertos, los cursos, los ensayos de ensemble, los intercambios y los encuentros de percusionistas, la asistencia a conciertos fuera del centro… Los alumnos más jóvenes y los que cuentan con más experiencia trabajan juntos, se ven tocar unos a otros, hablan entre ellos y comparten experiencias. Esto permite a los alumnos más jóvenes tener referencias en los de los cursos más avanzados. A su vez, los padres de todos los alumnos asisten a dichos eventos y siguen la evolución de todos los alumnos y son conscientes del esfuerzo y la implicación que requiere llegar hasta el final de los estudios. Es quizás en un conservatorio el lugar en el que se produce la ansiada conexión Profesor-Alumno-Familia, donde el alumno siempre está en el centro y la comunicación entre profesores y familias es más fluida.

Interrelación entre alumnos. Retroalimentación positiva.

A modo de conclusión

Si imaginamos que los alumnos que estudian las Enseñanzas Elementales (EE.EE.) y Enseñanzas Profesionales (EE.PP.) fueran partes de un un pastel, la guinda serían aquellos alumnos que llegan a estudiar estudios superiores. Aún siendo la guinda lo aparentemente más apetecible, debemos ver ver el pastel en su conjunto con todas sus capas incluida la guinda: lo verdaderamente importante está en todo el grupo de alumnos que conforman la clase de percusión en un conservatorio, independientemente de que solo cursen EE.EE. o que lleguen a terminar las EE.PP. y accedan a un Conservatorio Superior.

La formación que impartimos en los conservatorios y escuelas de música va más allá del objetivo de conseguir que algunos de ellos acaben siendo profesionales de la música. Por supuesto que estamos formando músicos que serán profesionales, pero también chavales que serán profesionales en otras disciplinas y que tendrán una formación musical que les permitirá formar parte del público culto, mientras siguen tocando en sus casas, en orquestas universitarias, bandas o en grupos, disfrutando de la música y siguiendo vinculados a ella. De paso, por el camino también habremos acercado a la música a sus familias y amigos, consiguiendo que más de uno se convierta en un melómano convencido.

Enhorabuena pues a todos los alumnos de escuelas y conservatorios elementales y profesionales, por vuestro esfuerzo y dedicación y también a todos los profesores de estos centros por hacer que, entre todos, nuestro trabajo tenga tanta rePERCUSIÓN.

3 comentarios en “Formar y Educar a 10 años vista II

  1. Nada más que decir! Enhorabuena de nuevo por el artículo, refleja perfectamente lo que ocurre en nuestras enseñanzas. Esperamos más artículos!

  2. ¡Enhorabuena Blanca!
    Me parece muy acertado todo el contenido.
    Es estupendo comprobar que los profesores de conservatorio aprovecháis el reducido número de alumnos en el aula para una gran implicación en la educación de los alumnos, que va más allá de las clases.

  3. Bravo, Blanca!
    Tú si que eres la guinda del mejor pastel.
    Qué afortunados tus alumnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *