Publicado el

De los (Re)encuentros a las (Re)percusiones

Primer Encuentro Estatal Profesores Percusión

Primer Encuentro Estatal de Profesores de Percusión

Valencia, 10 y 11 de Marzo de 2018

Programa del Encuentro (pdf)

Sábado, nueve en punto de la mañana. En el vestíbulo del Conservatorio Superior de Música de Valencia no cesa el goteo de percusionistas que van llenando poco a poco el recinto y se van formando los primeros grupos. Corrillos de compañeros que tras un tiempo vuelven a confluir: apretón de manos, besos, abrazos, palmada a la espalda y risas… Muchos de los asistentes han realizado un largo viaje acto seguido de completar su jornada, sin ninguna ayuda oficial y todo para participar en un evento cuyo único fin es el de compartir experiencia musical y docente de forma totalmente altruista. Con profesionales capaces de realizar tal esfuerzo y de esta talla humana, no cabe duda que la enseñanza de la percusión en nuestro país tendrá un futuro prometedor.

Esta primera edición del Encuentro Estatal de Profesores de Percusión ha congregado a un total de 132 participantes procedentes de doce comunidades autónomas. Se ha organizado de forma desinteresada por parte de un colectivo de ocho profesores y con el patrocinio de doce empresas nacionales vinculadas a la venta, construcción o reparación de baquetas e instrumentos de percusión. Se han recogido más de cincuenta propuestas para desarrollar diferentes actividades, todas ellas de gran interés y sin ánimo de lucro. En esta edición se han podido celebrar seis comunicaciones, tres mesas redondas y un taller. La administración pública educativa ha cedido el espacio y ha certificado la participación de los asistentes. Podéis consultar toda la información relacionada con el Encuentro en el enlace al programa que figura bajo el título.

Sería de justicia poder citar en este artículo todas la personas que han hecho posible este encuentro, aunque la reducida extensión del texto lo impide. Pero, por otra parte, también convendría resaltar, por encima de los nombres propios, la unión que irradia nuestro colectivo. Aunque tantas veces los intereses particulares y los egos se han impuesto, en esta ocasión ha primado la reflexión conjunta y el intercambio de conocimientos. Esta es sin duda la clave para avanzar en la resolución de nuestros problemas y mejorar en nuestra labor, que no es otra que la de guiar a las nuevas generaciones de percusionistas de este país.

Reflexión ante las dificultades

Las principales problemáticas que aquejan a las tres etapas educativas que dividen nuestro sistema educativo musical, se trataron en otras tantas mesas redondas. La ordenación colectiva o individual de las Enseñanzas Elementales centró gran parte del debate, debido a las diferencias legislativas que existen entre comunidades autónomas. Así como también se expresó la preocupación por la posible desaparición del Elemental de los conservatorios, tal como algunas administraciones autonómicas han llegado a plantear.

La mesa redonda de Enseñanzas Profesionales destacó por abordar las dificultades materiales que se afrontan en el aula de percusión, así como también la gran carga horaria que padece el alumnado en esta etapa. El reto de un verdadero aprovechamiento de las tecnologías en la enseñanza de la percusión, el grupo de percusión como cohesionador del aula y la posible implantación de itinerarios especializados fueron otros de los temas que salieron a relucir.

La especialización en el currículum siguió siendo un tema relevante en la mesa redonda de Enseñanzas Superiores. También se dieron pautas sobre cómo abordar las pruebas de acceso al Superior. Pero sin duda, la mayor preocupación que acecha a los percusionistas que concluyen sus estudios es la escasez de oportunidades laborales. Un reto mayúsculo que centró el final del debate y que abre grandes interrogantes en el planteamiento general de la enseñanza musical de nuestro país.

Propuestas e ideas

Afortunadamente, no sólo los quebraderos de cabeza y el quejío general fueron los protagonistas del Encuentro. Hubo tiempo también para exponer metodologías y proyectos de presente y de futuro. La percusión corporal fue la protagonista de un divertidísimo taller lleno de movimiento y dinamismo, de los que multiplican la ilusión por aprender en alumnos y profesores. Siguiendo esta línea, en las breves comunicaciones se expusieron diferentes herramientas de trabajo destinadas a dar vida a nuestras aulas.

Así pues, la improvisación fue la protagonista en diversas exposiciones, mostrando las tremendas posibilidades musicales, educativas y lúdicas de una de las grandes olvidadas durante décadas en los conservatorios. Y es que hay que hacer un esfuerzo para combinar en la misma frase innovación y conservatorio… En pro de quitar caspa al palabro, se ofrecieron propuestas centradas en conocer las posibilidades de la tecnología aplicadas a la enseñanza musical, en introducir la música de raíz popular en el aula, en mejorar la comunicación entre conservatorios y en conocer metodologías de trabajo que generen un conocimiento musical más completo y profundo en el alumno.

Retos para el futuro

A pesar de que el domingo nos fuimos cansados pero satisfechos a casa, hoy lunes todo sigue estando por cambiar. Las nuevas experiencias y reflexiones son un aliciente indispensable en nuestro trabajo y aplicaremos en nuestros alumnos mucho de lo que en el Encuentro se ha compartido. Pero generar cambios más profundos requiere de dos premisas de las que aquí se ha sentado su base: unión y continuidad.

Intentar mejorar currículums, dotaciones y condiciones de enseñanza/aprendizaje en unas administraciones repletas de burocracia y que se mueven con desesperante lentitud no va a ser fácil. Por ello, la constitución de grupos de trabajo para comparar resultados y extraer conclusiones será indispensable. Trabajar juntos no debe ser una excepción, y esta afinidad tiene que ser el camino mismo. Por tanto, la propuesta de un nuevo encuentro no debería perderse en el horizonte y continuar así con esta cooperación que no puede generar más que beneficio mutuo. Entre tanto, compañeros y compañeras, gracias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *