Publicado el

Relaciones sociales, Mindfulness y salud

Relaciones sociales, Mindfulness y salud

Cuando se acerca alguna cita señalada como una prueba, oposición o examen, es habitual que nuestra mente tienda a pensar en cuestiones como, ¿quien se presentará?, ¿cuantos?… en definitiva cuestiones que no están a nuestro alcance, cosas que no podemos cambiar. Normalmente, la cuestión no queda así, sino que cuando hablamos con compañeros/as, se van creando rumores que todavía dan más importancia a esas cuestiones, aveces, hasta llegando a producirnos ansiedad e inseguridad.

El Mindfulness integra ciertos conocimientos que nos pueden ayudar a afrontar con otra perspectiva estas situaciones y encauzar la energía y la atención a cuestiones que realmente son importantes y que están a nuestro alcance: entre éstas habilidades se encuentra la capacidad de volver al aquí y ahora, a traer nuestra atención al presente con amabilidad y sin juicio. La aceptación, aceptando que las distracciones que podamos tener son normales, ya que es la manera de funcionar de nuestra mente.

Normalmente, este tipo de situaciones también pueden crearnos ciertas dudas sobre nuestras capacidades y posibilidades. ¿Y si fallo aquí? ¿Y si aquel toca mejor…? ¿Ese no es el que…?. En este aspecto, la amabilidad puede ser una herramienta que puede aliviarnos el sufrimiento creado por estos conflictos internos, adoptando otra actitud, ya que no está en nuestras manos poder cambiar dichas situaciones, pero sí nuestra relación con ellas.

La amabilidad, relaciones sociales y salud

La amabilidad, relaciones sociales y salud

En contextos en los que prevalece la rivalidad por el formato de las oposiciones y pruebas en las que la base es la comparación para escoger al “mejor”, es natural que afloren sentimientos y emociones relacionados con la envidia, odio, ira, rabia…. En este aspecto, cultivar la amabilidad y sentir empatía hacia el sufrimiento de los demás aspirantes, personas que están sufriendo y pasando por la misma situación que nosotros/as, y que de igual manera desean tener una vida desdicha y libre de sufrimiento, puede ser un buen camino para convertir esa energía negativa en positiva y aumentar nuestro bienestar y salud.

Puede que estos sentimientos negativos también sigan presentes en ámbitos laborales, sobre todo en agrupaciones (orquestas, bandas, grupos de cámara…), donde la convivencia es intensa.

Hoy día sabemos que las relaciones sociales conflictivas y el aislamiento social, tanto en animales como en seres humanos, constituye un factor de riesgo de mortalidad debida a causas bien diversas (artículo relacionado).

(…) las relaciones sociales, o la falta de ellas, constituyen un factor de riesgo bien establecidos como: fumar, la presión sanguínea, los lípidos en sangre, la obesidad y la actividad física.” (House y cols., 1988) (artículo)

Al contrario, las emociones positivas promueven la percepción de conexiones sociales positivas, una percepción que mejora la salud física (artículo).

Puede que a veces nos cueste alegrarnos por los logros de los demás. Intentar tratar con amabilidad a los compañeros/as (aspirantes o compañeros/as de trabajo) y dar la enhorabuena con sinceridad cuando lo merecen, puede convertirse en un gesto muy importante que puede repercutir positivamente en nuestra salud.

Mindfulness: La amabilidad, relaciones sociales y salud 2

Hemos hablado sobre nuestra relación con los demás, pero… ¿cómo me trato a mi mismo/a?:

¿Soy amable conmigo mismo/a? ¿Respeto y escucho a mis emociones y sentimientos? ¿Como reacciono cuando fracaso o cometo errores? ¿Me critico con dureza, o procuro animarme y tratarme bien? ¿Cuido bien de mi mismo/a en la forma de comer, de descansar, de hacer ejercicio físico, de divertirme?

Sumergirnos en el mundo competitivo altamente exigente que podemos encontrar en el ámbito de la música, puede llevarnos a ser excesivamente críticos y exigentes con nosotros/as mismos/as.

Trabajar la amabilidad nos puede encaminar hacia el bienestar e influir en nuestra salud física y mental, con el cuidado de nuestras relaciones (fomentando las relaciones satisfactorias y sanando las nocivas), cuerpo (ingesta, sustancias, ejercicio, salud, sueño, descanso) y mente.

Y como bien sabemos los músicos/as, es muy difícil transmitir algo que no sentimos, por lo tanto, sería un paso importante intentar tratarnos con amabilidad a nosotros/as mismos/as, para que nuestra relaciones también sean sanas y positivas.

Carta que escribió Albert Einstein a Norman Salit, el 4 de marzo de 1950:

“Un ser humano es una parte del todo que llamamos universo, una parte limitada en el tiempo y el espacio. Se experimenta a sí mismo, sus pensamientos y sentimientos, como algo separado del resto, una especie de falsa ilusión óptica de su conciencia. Esa falsa ilusión es una especie de prisión para nosotros, nos limita a nuestros deseos personales y al afecto por unas cuantas personas, las más próximas a nosotros. Nuestra tarea debe consistir en liberarnos de esa prisión ampliando nuestro círculo de compasión para abarcar a todas las criaturas vivientes y a toda la naturaleza en su belleza. Nadie es capaz de conseguir eso por completo, pero el esfuerzo para conseguirlo es en sí mismo una parte de la liberación y una base para la seguridad interior.”

La práctica

Mindfulness: La práctica

Quizá te ha parecido interesante algún comentario que has leído en estos artículos sobre Mindfulness, o te has sentido identificado con alguna situación descrita, y te has hecho la siguiente pregunta:

¿Muy bien, pero cómo podría practicar Mindfulness?

Tal y como está constituida la sociedad actualmente, se puede decir que podemos conseguir las cosas relativamente fácil y rápido: si nos duele la cabeza podemos tomar un analgésico y en unos minutos podemos estar mejor, gracias a internet podemos acceder a la información que queremos buscar en cuestión de segundos, podemos hacer una compra desde el sofá de nuestra casa y en pocas horas el mensajero nos toca el timbre con el paquete…

Sin embargo, como bien sabemos los músicos, existen otras cuestiones que requieren paciencia, reflexión, constancia, perseverancia… y sobre todo, TIEMPO, dedicar mucho tiempo y esfuerzo. Diría que el Mindfulness es una cuestión que requiere de éstas cualidades.

Por lo tanto, si has decidido que quieres indagar más sobre Mindfulness y pasar a la acción, te animaría a que empezaras informándote más sobre ello (intentando buscar autores que basan sus discursos en evidencias y que son referencia en el ámbito). Al mismo tiempo, empezar a practicar yoga podría ser un buen comienzo para familiarizarte con la meditación. Encontrar un centro que imparte yoga puede ser relativamente fácil, ya que es una técnica muy extendida. Y si puedes acceder a un programa (un programa estándar tiene la duración aproximada de 8 semanas) de Mindfulness más que mejor.

Si has llegado a éste punto de dar el paso para pasar a la acción, me gustaría felicitarte. Enhorabuena por tomar ésta decisión para dedicar parte de tu tiempo al auto-cuidado y encaminar tu vida hacia el bienestar.

Por una vida plena de atención.

Publicado el

3 aprendizajes de Mindfulness para mejorar tu rendimiento y bienestar

3 aprendizajes de Mindfulness

En el último artículo sobre atención plena hablábamos de qué es Mindfulness, cuales son sus efectos y cómo puede cambiar nuestro estilo de vida. Realizar un entrenamiento de Mindfulness puede aportarnos ciertas habilidades para que el día a día como percusionista y persona sea más satisfactorio.

Los programas de Midnfulness integran 3 tipos de ejercicios que se recomienda realizar durante 6 días a la semana, con una duración de entre 10 y 45 minutos y que se pueden realizar en quietud o en movimiento: prácticas de observación, son ejercicios que estando en quietud o en movimiento se adopta una actitud abierta para observar sensaciones producidas por elementos como la respiración y partes del cuerpo. Por otro lado tenemos las prácticas generativas, ejercicios donde se genera un estado mental de forma intencionada mediante recuerdos. Y por último, existen las prácticas de monitoreo abierto, ejercicios en los que se practica seguir con la conciencia el recorrido de la mente, sin intentar centrar la atención de forma intencionada.

Estas prácticas formales descritas, están diseñadas para adquirir ciertas habilidades que nos ayudarán a profundizar en nuestro auto-conocimiento y auto-conexión, para abordar nuestro día a día con otra perspectiva, con más presencia en el aquí y ahora y percibiendo la “experiencia de vivir” tal y como es. Para eso, el entrenamiento también integra unas prácticas informales, precisamente para ir integrando en la rutina diaria los conocimientos adquiridos con los ejercicios de carácter formal.

¿Pero cuales son esas habilidades?

La atención

3 aprendizajes de Mindfulness. Atención

Gracias a los ejercicios de un entrenamiento Mindfulness podemos aumentar nuestra capacidad de mantener la atención en un solo objeto (estudio, estudio), haciendo que las distracciones sean menos frecuentes y de menor duración, un factor importante en la vida de un percusionista, bien en la práctica diaria (mayor rendimiento) o bien en el momento de la actuación (eficacia). No solo eso, también puede cambiar nuestra manera de relacionarnos con la distracción, con una actitud amable y de no juicio podemos conseguir que esa distracción pierda importancia, sin quedarnos atrapados en los pensamientos producidos por ese hecho, considerando un proceso natural de la mente.

Conciencia corporal e influencia del cuerpo en los pensamientos

3 aprendizajes de Mindfulness. Conciencia corporal

Una de las herramientas más influyentes para un percusionista podemos decir que es su cuerpo. En cada golpe que realizamos, intervienen varias partes del cuerpo, bien sea tocando el triángulo, un bombo sinfónico o una marimba. Por lo tanto, podemos decir que es de suma importancia tener una conciencia corporal que nos aporte información de cómo estamos y sentimos el cuerpo, para adecuar nuestra posición y expresión corporal y realizar un movimiento adecuado. En este aspecto, el entrenamiento de Mindfulness puede ser un medio práctico para mejorar nuestra conciencia corporal (estudio sobre mejora de la conciencia interoceptiva). Tener más información sobre nuestro cuerpo también nos puede permitir tener más control sobre ello, realizar movimientos y adecuar posiciones que tengan un efecto positivo mentalmente, ya que se ha demostrado que el cuerpo influye en los pensamientos (estudio).

La aceptación

3 aprendizajes de Mindfulness. Aceptación

Gracias a la práctica de ejercicios de Mindfulness, realizados con una actitud de observar las cosas tal y como son, sin intentar cambiarlas (con aceptación) y con mentalidad abierta, se puede adquirir una habilidad muy importante para afrontar los retos de un percusionista: aceptándonos tal y como somos, los objetivos que diseñemos serán más realistas y alcanzables, pudiendo sentirnos más satisfechos con el trabajo realizado. Esa actitud de aceptación también puede ser una poderosa cualidad a la hora de afrontar situaciones en la que realizamos alguna intervención “incorrecta” (situaciones inevitables como personas que somos), ya que la actitud de aceptar la situación, aunque no sea agradable, nos ayudará a reaccionar con más creatividad y rapidez (estudio sobre menor reactividad emocional) y no quedarnos atrapados en los pensamientos producidos por esa situación no deseada, dejando para otro momento la reflexión y planteamiento de soluciones para prevenir futuras situaciones similares.

La integración de estos aprendizajes en nuestras labores como percusionista puede mejorar nuestro rendimiento gracias a la mayor capacidad de concentración, mayor conciencia y control sobre nuestro cuerpo pudiendo actuar con más precisión y aumentar nuestra creatividad mediante una actitud de aceptación y no juicio. Con la ventaja de que todo esto supondría una mayor satisfacción y bienestar personal, influyendo directamente en nuestra felicidad.

Por una vida plena de atención.

Publicado el

El aquí y ahora, lugar e instante donde colocar tu golpe

Mindfulness

¿Te ha ocurrido alguna vez que mientras estás repitiendo algún ejercicio o fragmento, después de un tiempo, no sabes cómo ni cuánto tiempo has estado practicando? ¿Has notado alguna vez, antes de una actuación (examen, audición, prueba, concierto…), que tu mente se acelera pensando en cosas negativas? ¿Puede que, después de una intervención, tu percepción sobre lo ocurrido y la de los que han estado escuchando haya sido completamente diferente? Si la respuesta a alguna de éstas preguntas es SÍ, quizá te pueda interesar lo que viene a continuación.

Te propongo un pequeño ejercicio mientras lees las siguientes líneas: desconecta tu teléfono móvil e intenta evitar otras fuentes que puedan llamar tu atención. Si en algún momento notas que te has distraído y que tu mente no está prestando atención a lo que estás leyendo, con suavidad y sin juzgarte por ello, vuelve tu atención a la lectura.

LOS RETOS DE UN PERCUSIONISTA Y EL MINDFULNESS

La ansiedad y el estrés son elementos que pueden manifestarse en situaciones que consideramos importantes, como una actuación, oposición, examen… Existe una extensa información acerca de cómo reacciona nuestro cuerpo ante una situación de estrés:

El estrés es una reacción a lo que sentimos en momentos no agradables. El cuerpo activa una serie de mecanismos (el aparato circulatorio, el aparato respiratorio, la piel y los músculos) y desactiva otros (el sistema inmune, el aparato reproductor y el aparato digestivo).

(Andrés Martín, 2008. “Con rumbo propio. Responder a situaciones de crisis.” Barcelona, Plataforma Editorial).

Mindfulness

Podemos encontrar varias herramientas que nos pueden ayudar a suavizar los efectos descritos anteriormente. La atención plena o Mindfulness puede cumplir éste papel: aportar recursos para superar los obstáculos provocados por la ansiedad y el estrés, y ayudarnos en el camino de la constante mejora que nos exige la vida profesional, proporcionando conocimientos, hábitos y un programa diseñado con ejercicios prácticos para adquirir habilidades que podrían tener una aplicación directa en las funciones de un percusionista. ¿Pero, qué es Mindfulness y cuales son sus efectos? Andrés Martín lo aclara en el artículo de este link.

SENTARSE Y NO HACER NADA PARA RENDIR MEJOR

El momento presente es el único instante en el que tenemos la oportunidad de intervenir sobre nuestras acciones. Para un percusionista, después de una espera (larga habitualmente), el instante de actuar exige una gran precisión que requiere mucha concentración: escuchar lo que está ocurriendo alrededor, mantener una correcta posición corporal y realizar un movimiento preciso en un espacio de tiempo muy puntual.

Sin embargo, es habitual que nuestra mente esté pensando en cuestiones acerca del pasado (antes o durante la actuación, pensando en fragmentos que no hemos ejecutado como habíamos planeado) o del futuro (pensando en algún ritmo, fragmento o melodía que nos produzca inseguridad y que no estamos seguros si lo ejecutaremos “correctamente”). Además de esto, y con el estilo de vida actual, es habitual que estemos rodeados de elementos de distracción como el teléfono móvil, que nos hace evadirnos del lugar y momento presente.

Mindfulness, sentarse y no hacer nada

Siendo conscientes de la importancia del alto grado de concentración que requiere una “correcta” ejecución, ¿por qué no invertir más tiempo en “sentarse y no hacer nada”? Aprovechando las largas esperas que nos brinda la profesión de percusionista, la quietud y la observación pueden convertirse en elementos poderosos para cultivar la calma y entrenar nuestra atención. No solo eso, con la práctica regular de ejercicios que plantea el Mindfulness, podríamos adquirir habilidades que nos podrían ayudar a mejorar la capacidad de atención, aumentar el rendimiento, reducir el nivel de estrés y mejorar la calidad de vida.

¿DONDE HA ESTADO TU MENTE?

Volviendo al ejercicio planteado al comienzo de éste artículo: ¿Podrías contar cuantas veces se ha distraído tu mente mientras leías estas líneas? ¿Podrías estimar cuánto han durado las distracciones? Quizá puede ser un buen momento para realizar pequeños cambios en tu vida que puedan llevarte a estar más presente en el aquí y ahora, pudiendo sentirte más realizado y satisfecho como percusionista y persona.

Por una vida plena de atención.